Aplicando la inteligencia artificial al negocio: el caso de Airbnb

El uso de herramientas de IA no se tiene que limitar a unos pocos casos residuales, sino que puede ser parte clave de la estrategia de una empresa.

Airbnb

Será la influencia del cine o de la literatura de ciencia ficción, pero cuando se habla de inteligencia artificial, mucha gente lo asocia a un único tema: robots. Es la visión de la IA como una máquina humanizada, capaz de reproducir lo que los seres humanos somos capaces de hacer. Como cualquiera medianamente familiarizado con el sector tecnológico sabe, la inteligencia artificial es mucho más que eso. 

Sin embargo, esta idea preconcebida influye hasta a los que necesitan de la tecnología en su negocio, que ven la inteligencia artificial como una herramienta únicamente al alcance de unos pocos, algo que todavía no se ha normalizado y al que por tanto cuesta acceder. Una mala interpretación común, dado que la IA muchas veces funciona en pequeñas aplicaciones y programas a niveles de trabajo indetectables a ojos del propietario, pero con resultados que ayudan a mejorar el desempeño del negocio. La IA, a través de sus múltiples ramas, cubre aspectos tan dispares como la mejora en la atención al cliente, permitiendo por ejemplo rebajar el tiempo de ejecución y evitando tiempos de respuesta elevados, o la toma de decisiones del empresario. 

Una de las empresas que ha hecho del uso de la inteligencia artificial, y más en concreto del aprendizaje automático, una herramienta clave para su negocio es Airbnb. La plataforma de alojamiento lleva aplicando machine learning a sus servicios años, según revela su vicepresidente de ingeniería, Mike Curtis, en el podcast STACK That, de HPE. 

Lejos de tratarse de usos residuales, o a niveles de trabajo ejecutivos, alejados del usuario final, la tecnología está ampliamente implementada en la plataforma, explica Curtis, y llega directamente tanto a los que desean alquilar su espacio como a los que buscan dónde quedarse. El uso de esta rama de la IA abarca “todo, desde cómo recomendamos precios a nuestros anfitriones, comprendiendo el valor de su espacio, a como hacemos el ranking de búsquedas”. Airbnb aplica el aprendizaje automático en un amplio rango de campos, entre los que también se encuentra el de la seguridad de los que emplean la plataforma, “todas las cosas que hacemos para detectar fraudes y mantener a nuestras comunidades a salvo ".

El desconocimiento de la tecnología, así como la tendencia a pensar que se trata de algo al alcance de unos pocos, hace que muchas empresas desaprovechen oportunidades para mejorar su negocio. Las compañías deben empezar a pensar en la IA como un elemento más de sus estrategias TI, para lograr aprovechar los beneficios de una tecnología que puede tener un papel clave en el desarrollo.