La digitalización en la salud: gestión y protección de datos

El sector sanitario se beneficia del paso al entorno digital, pero esto a su vez supone nuevos retos a la hora de almacenar información sensible.

salud

En un entorno cada vez más digitalizado, pocos son los sectores que se escapan a la influencia (y los beneficios) del nuevo paradigma tecnológico. El paso al mundo digital se dibuja como un amplio horizonte de posibilidades, en los que compañías de todos los tamaños pueden sacar provecho de las ventajas competitivas que conlleva este proceso de cambio. 

La influencia de la digitalización se hace especialmente patente en terrenos como el de la salud, que trabajan con un volumen ingente de datos y a muchos niveles. Uno de los aspectos en los que una mejor gestión de TI puede favorecer al sector es el manejo de información e historiales de pacientes. Se trate de un pequeño centro médico, un hospital o todo el sistema sanitario, el control de estos ficheros, habida cuenta de la cantidad de entradas que hay que almacenar y clasificar, supone un gran cambio para el actor que tiene que administrarlos el pasar de ficheros físicos o almacenamiento local a herramientas en la nube. 

Otro escenario similar está en la investigación. Los organismos científicos que trabajan en este campo manejan un gran volumen de estudios y análisis, que necesitan guardar, muchas veces durante largos periodos, para volver a consultar. Como con los datos de pacientes, el paso a otra forma de almacenamiento supone un ahorro de espacio, pero también una facilidad añadida a la hora de trabajar con otros centros o acceder a distintas investigaciones. Volviendo a los historiales de pacientes, esa accesibilidad también facilita la consulta entre distintos centros, mejorando en muchos casos la rapidez en atención y diagnóstico.

Desde el punto de vista de la gestión de TI, enfocada desde la digitalización, este es un reto enorme. Porque pese a las ventajas que pueda tener en sí mismo, el paso a entornos digitales conlleva nuevos problemas, al tratarse además de información especialmente sensible, como puede ser el historial médico de un paciente. Es necesario contar con herramientas que aseguren que esos datos están protegidos, que no se pierden y que están expuestos a un mínimo de riesgo, como las soluciones HPE StoreEver. Estas herramientas proveen a los agentes encargados de su gestión de un almacenamiento fiable, con mecanismos de seguridad que, a su vez, permiten guardar durante largo tiempo la información.

La digitalización puesta al servicio del usuario tiene en el sector de la salud uno de los entornos donde el beneficio es más claro, siempre y cuando no se descuiden una serie de premisas de seguridad.

Acceda aquí a más información sobre este vertical