Bases de Datos
Big Data
Centro de datos
HPE
Analítica de datos

El futuro en TI pasa por la inteligencia en el extremo

El intelligent edge es una de las tendencias de vanguardia para HPE en el terreno de la infraestructura tecnológica.

futuro

El cambio de CEO en una gran compañía siempre viene cargado de expectativas y análisis de los movimientos y atención a las palabras del relevo del anterior cargo, en un intento por conocer hacia qué dirección se encaminará su mandato. En el caso de Antonio Neri, el actual CEO de HPE tras dejar Meg Whitman la posición, sus primeras intervenciones han dejado claro que el futuro pasa por ser capaces de extraer a los datos todo su potencial. 

Así lo ha detallado en una conversación con la periodista Sara Castellanos, de The Wall Street Journal, en el marco del 2018 CIO Network, organizado por el medio. En la que son sus primeras declaraciones públicas sobre un escenario como consejero delegado de HPE, Neri ha destacado el ingente (y creciente) volumen de datos al que se enfrentan las empresas. 

“Hoy generamos cerca de 1,2 trillones de bytes de datos al día. En dos años, doblaremos esta cantidad. Todo estará conectado a una escala que no podríamos imaginar, y tendremos que proporcionar resultados de una forma mucho más acelerada, desde una perspectiva comercial”, ha explicado. “Tenemos que ser capaces de hacer frente a esos datos y extraer ideas muy rápidamente”. 

Neri ampliaba estas declaraciones posteriormente en un texto propio, publicado en LinkedIn, en el que apuntaba directamente al intelligent edge como una de las tendencias más innovadoras del momento. La inteligencia en el extremo, la capacidad de analizar datos y desarrollar soluciones en el lugar de origen de los mismos, es una de las vías a través de las cuales se reducen costes y riesgos en analítica, mejorando rendimiento y eficiencia. 

Para Neri, el intelligent edge es el conductor de la próxima gran revolución tecnológica. “Hoy estamos viendo una revolución impulsada por los datos que está sucediendo en el extremo, mientras los clientes capturan, analizan y actúan sobre la cantidad sin precedentes de datos que se crean para impulsar sus negocios. Al llevar la conectividad y la inteligencia al extremo, vemos que las empresas crean nuevos modelos comerciales, impulsan nuevos niveles de productividad y transforman la experiencia de sus clientes. Solo estamos arañando la superficie de cómo la inteligencia en el extremo transformará nuestro mundo”. 

Esto, sin embargo, es un proceso combinado, no se reduce únicamente al extremo, según Neri. “El estado de TI tiene que abarcar desde el extremo hasta el núcleo y la nube, porque el poder está en los datos y hay que conectar y asegurar todo”. Especialmente se vincula a otra de las grandes apuestas de la compañía: la informática orientada a memoria, ya que el rápido crecimiento del volumen de datos requiere de una plataforma “abierta, sencilla, automatizada y segura”. Si estas primeras declaraciones de Neri sirven de guía de hacia dónde va el negocio de HPE, el futuro para la compañía, claramente, pasa por la inteligencia en el extremo. 



Otros contenidos