Retail
Transformación Digital
Inteligencia artificial
IoT
HPE

El retail necesita de las últimas tecnologías para reinventarse

El uso de elementos como inteligencia artificial o realidad aumentada y virtual tendrá un papel clave en el comercio.

compra

La importancia de la tecnología en el comercio va más allá de la adecuación de los canales de venta tradicionales a su versión digital. El ecommerce es la conclusión más obvia cuando se piensa en la aplicación de herramientas tech al sector retail, pero en realidad es tan solo uno de los pasos que se pueden dar en este camino conjunto. Y su evolución futura dependerá de cómo se realice el resto del trayecto. 

Esto se extrae del informe de la consultora Deloitte Global Powers of Retailing 2018: Transformative change, reinvigorated commerce. El documento recoge los datos de los 250 principales comercios del mundo para el año fiscal 2016. En este periodo, se explica, estas empresas generaron unas ventas conjuntas de 4,4 billones de dólares, marcando un crecimiento del 4,1%

Para que este desempeño se mantenga estable, el retail debe dejarse influir por varias tendencias, algunas muy vinculadas a la tecnología. Se cita, por ejemplo, la automatización y la innovación, aunque otras como la necesidad de colaborar o cómo deben aspirar hacia la consolidación de esta evolución también pueden estar relacionadas: en un entorno digitalizado, la colaboración entre entidades y organizaciones está optimizada, mientras que la adopción de determinadas tecnologías o prácticas pueden aportar un refuerzo importante de cara al crecimiento. 

Así, el informe identifica varias tendencias clave para el crecimiento futuro del sector del comercio, entre las que estaría la necesidad de apostar por las últimas tecnologías como la inteligencia artificial, el IoT, la realidad virtual y aumentada o la robótica. Muchas de estas herramientas han probado ya su eficacia en distintos casos de uso: la IA, por ejemplo, puede convertirse en un activo diferencial a la hora de orientar la oferta al cliente, de conocer el stock con mejor o peor salida o de adelantar posibles intereses. Tanto la realidad virtual como la aumentada permiten, entre otras cosas, mejorar y facilitar la experiencia de compra.

Los comerciantes están asimilando, según el reporte, que el auge del ecommerce no aparta a los clientes de las tiendas físicas: no son opciones contrarias, sino complementarias, lo que obliga al sector no solo a adaptarse al terreno digital, sino a desarrollar buenas competencias. Y también en el terreno contrario: no van a desaparecer las tiendas físicas, pero sí que deben refinar el cuidado de las instalaciones y de sus usuarios. En resumen: el futuro del ecommer pasa por un camino compartido, en el que aprender de las buenas prácticas de comercio tradicional y ecommerce, aplicando las innovaciones necesarias para seguir creciendo. 



Otros contenidos