Los entornos TI desde dentro: el punto de vista del ingeniero

El responsable del desarrollo del servidor Superdome Flex, Mike Woodacre, explica el proceso de creación de la solución.

servidores

Cuando se habla de infraestructuras TI es habitual hacerlo desde el punto de vista del cliente, esto es, el responsable de gestionar en una empresa todos los equipos y programas informáticos. En los artículos de producto, se pone en valor lo que una solución o soluciones puede aportar al negocio, destacando sus capacidades y señalando cuál es el mejor uso o la aplicación idónea. En aquellos más genéricos también se adopta la perspectiva del consumidor, con consejos y advertencias sobre el trabajo en el sector.

En este enfoque, muchas veces la perspectiva del equipo responsable de desarrollar ese producto queda implícita: si se destacan determinadas ventajas, es porque los ingenieros lo han creado pensando en que así será mejor. Pero es menos habitual que se les de una voz explícita. Y es conveniente hacerlo, ya que dada su condición de expertos, su punto de vista suele ser clarificador sobre las tendencias o aportaciones en un sector continuamente en cambio. 

Uno de los especialistas detrás del desarrollo de infraestructura TI en HPE es Mike Woodacre. Woodacre, ingeniero informático por la Universidad de Kent, ha pasado más de un cuarto de siglo trabajando en SGI, una firma de soluciones de alto rendimiento, que HPE adquiría en noviembre de 2016. Jefe de ingenieros en SGI, Woodacre tiene actualmente el título de “tecnólogo distinguido” en HPE. 

En esta última empresa ya ha lanzado su primer proyecto: Superdome Flex, un modelo de servidor que permite gestionar una cantidad de datos masiva, teniendo además como una de sus ventajas principales la escalabilidad. A nivel de desarrollo, el Superdome Flex es la “combinación de productos en los que cada compañía estaba ya trabajando”, explica Woodacre, quien enfatiza que “en este negocio, no todas las adquisiciones van bien”. Sin embargo, en el caso de HPE y SGI, los equipos “estaban muy alineados en la dirección tecnológica”, lo que ha supuesto un proceso “muy suave”, con el cual “acelerar la suma de las partes”.

A la hora de desarrollar un producto como Superdome Flex, el ingeniero destaca la necesidad de dar respuesta a una de las principales inquietudes de las empresas: cómo gestionar de un modo efectivo el gran flujo de datos, para que sirvan en la toma de decisiones a tiempo real. “Esa es la fuerza impulsora: para obtener información en tiempo real al observar las asociaciones entre todos sus datos, muy rápidamente”. Para eso, “la forma más rápida de hacerlo es a través de un sistema avanzado de base de datos en memoria”. La solución permite, destaca, que los negocios puedan escalar de forma sencilla, empezando con poco y ampliando la capacidad según van creciendo.

El ingeniero también tiene palabras sobre las tendencias de futuro en el sector. Woodacre destaca que “los casos de uso se ampliarán, a medida que más industrias saquen ventaja de conjuntos de memoria muy grandes con una velocidad tremenda”.