Teletrabajo
Movilidad
Transformación Digital
HPE
Conectividad

La digitalización, clave en los espacios físicos de trabajo

El proceso de transformación digital se refleja en las instalaciones de las empresas, aportando nuevas ventajas.

espacio de trabajo

“El entorno de hoy en día, siempre conectado y con acceso instantáneo, ha difuminado las líneas entre la oficina física y el lugar donde el trabajo ocurre realmente”. Así se sintetiza el efecto de la digitalización en el espacio de trabajo en el informe de la consultora Deloitte El espacio de trabajo digital: Piensa, comparte, haz. Cuando se habla de transformación digital en una empresa, se suelen tener en cuenta los cambios y beneficios que esto supone para la infraestructura tecnológica y el equipo que trabaja con ella; por extensión, se analizan los efectos que tiene en el resto de la plantilla. Todo esto está produciendo una serie de modificaciones en los espacios de trabajo, que pueden servir de puente hacia una organización más moderna y dinámica. 

En muchos casos, este proceso se encuentra ya iniciado, al menos en lo tocante a una parte clave de la estructura de la empresa: los trabajadores. Se haya apostado por un proceso de digitalización de las TI o no, el grado de dependencia de la tecnología que hay entre los ciudadanos de a pie hace que en la actualidad los empleados estén familiarizados, cuando no experimentados, con elementos que antes estaban al alcance de unos pocos. Además, en un porcentaje muy elevado de las posiciones de trabajo actuales se requieren destrezas digitales, se trabaje o no directamente con los sistemas informáticos. Esto lleva a una situación en la que “todos los empleados son empleados digitales”, como explica Gartner. 

De la mano vienen cambios en las rutinas de trabajo. Con un mayor acceso a dispositivos y ordenadores, empresas y trabajadores se interesan por nuevos modelos. Según un reciente informe de Adecco, pese a que en España todavía es bajo el porcentaje de trabajadores que apuestan por el teletrabajo, un 16%, esta cuota se incrementa entre la franja de edad de 26 y 35 años hasta el 24%, lo que lleva a pensar en que las generaciones más jóvenes sí desean una evolución hacia este tipo de modelos. 

Las mejoras en la conectividad y la movilidad, junto con la creciente adopción del ecosistema en la nube, tienen muchas más aplicaciones, además del teletrabajo. Se simplifica, por ejemplo, el trabajo entre equipos o el contacto con clientes y otros profesionales, gracias a unas comunicaciones más sencillas: hoy en día, las aplicaciones de mensajería simplifican la tarea de tener una teleconferencia o de trabajar en remoto. Lo mismo que la evolución tecnológica o prácticas como el BYOD, que aligeran la cantidad de infraestructura física necesaria para el desarrollo del empleo. Sin descuidar los desafíos en seguridad que supone tener una red de dispositivos conectados, más cuando son externos a la empresa.

Esto tiene implicaciones a nivel físico. Las compañías están adaptando su espacio físico a estos nuevos modelos, en los que se gana espacio libre en los puestos de trabajo y las dinámicas se agilizan gracias al uso de dispositivos que permiten una comunicación y un desempeño eficaz, en un formato más pequeño. Lo resume Gartner en su top de tecnologías del espacio de trabajo digital: las instalaciones físicas se transforman, dando lugar a espacios en los que hay una mayor integración del departamento de TI con otras secciones de la empresa, en buena línea con su creciente importancia. 

Una transformación que suele adoptar la forma de espacios abiertos y entornos llamados a ser colaborativos, frente a los anteriores modelos de oficinas cerradas, como explican Kitty Chow y Jordan Whitmarsh, de HPE. Una filosofía colaborativa que se apoya en todo el proceso de digitalización, y que se visualiza a través de instalaciones en las que los empleados puedan trabajar de forma conjunta e integrada, con todas las facilidades que ofrecen las mejoras en la conectividad. 

Otros contenidos