El futuro ya está aquí

La gran revelación de Discover 2016, The Machine, propuso un nuevo modelo de computación más acorde al actual panorama tecnológico.

The Machine HPE

Uno de los clichés que se suele asociar a la tecnología en conjunto y a sus múltiples representaciones en concreto es el de eternamente cambiante: si parpadeas, te pierdes la última novedad. Sin embargo, algunas de las que en su momento fueron las innovaciones de unos pocos atrevidos han conseguido asentarse en el tiempo, para dar lugar a sectores estables y perdurables en el tiempo, que atraviesan múltiples industrias y llegan a negocios y consumidores.

Es el caso, por ejemplo, de big data y analítica. La potencia de este sector se refleja bien en las cifras que maneja: según datos de IDC, se espera que este año mueva 150.800 millones de dólares, y para 2020 habrá crecido a un ritmo anual del 11,9% hasta alcanzar los 210.000 millones. 

Otro de los movimientos que con más fuerza han impactado a nivel global es el del Internet de las CosasIDC también se ha encargado de valorar este mercado, y estima que este año el gasto en la industria de los dispositivos conectados alcance los 800.000 millones de dólares, llegando en 2021 a los 1,4 billones de dólares. Esto, a nivel del volumen de dinero que maneja el sector. Pero hablando del total de dispositivos de este tipo que hay en el mercado, las cifras tampoco son desdeñables: Gartner prevé que este 2017 se empleen 8.400 millones de estos aparatos. Teóricamente, al menos uno por persona, teniendo en cuenta que somos actualmente 7.600 millones de seres humanos en el planeta. Para 2020, se calcula que habrá 20.400 millones de dispositivos conectados en uso

Un cambio en el modelo de computación: The Machine

Estas dos tendencias dan buena muestra de la importancia que tiene el procesamiento de datos y de cómo se va a incrementar en un futuro próximo. De ahí la necesidad de crear herramientas, tanto software como hardware, que ayuden a agilizar esta tarea. 

“Los sistemas de computación de hoy en día, desde los smartphones a las supercomputadoras, están basadas en una plataforma básica que no ha cambiado en sesenta años. Esta plataforma se está acercando a una fase de maduración que, si se deja sin controlar, puede limitar las posibilidades que vemos para el futuro”. 

Así hablaba Meg Whitman, CEO de HPE, en el marco del evento Discover 2016 de Londres. La consejera delegada de la compañía se mostraba convencida de que “los ordenadores de hoy no pueden mantener el ritmo de innovación necesario para servir a un mercado conectado globalmente”. Por eso, apuntaba entonces, la empresa había optado por redefinir la base misma de la computación, creando una arquitectura basada en la memoria. Es el programa de investigación conocido como The Machine.

The Machine busca colocar en el centro de la arquitectura informática la memoria y no el procesador, como hacen los sistemas actuales. Con este modelo, defienden en HPE, se eliminan las ineficiencias derivadas de la forma en la que interactúan en las arquitecturas de hoy en día memoria, almacenamiento y procesadores. El Memory-Driven Computing, como se denomina en inglés, conllevaría una reducción de los tiempos de respuesta ante el procesamiento de problemas complejos, con el objetivo de conseguir resultados en tiempo real. 

Discover 2016 Londres: la puerta a la informática orientada a memoria

Aunque el proyecto The Machine se puso en marcha hace alrededor de tres años, puede decirse que su primer gran hito lo vivió precisamente en la edición europea de Discover 2016, celebrada en Londres, en la que hablaba Meg Whitman. 

Este evento, celebrado del 28 al 30 de noviembre del pasado año, tuvo como plato fuerte en la primera jornada la presentación del primer prototipo de prueba de concepto de The Machine, “uno de los mayores y más complejos proyectos de investigación en la historia de nuestra compañía”, en palabras de Antonio Neri, el vicepresidente de HPE. “Con este prototipo hemos demostrado el potencial de la computación orientada a la memoria, además de abrir la puerta a la innovación inmediata”. El prototipo, que había sido puesto en red un mes antes, permitía mostrar la nueva infraestructura trabajando de una forma básica. Meses después, en mayo de este mismo año, la compañía presentaba el primer prototipo de ordenador de The Machine, con 160 TB de memoria. Su capacidad de trabajo se ejemplificaba de forma sencilla al indicar que podía manejar simultáneamente los datos almacenados en 160 millones de libros. 

Además de la presentación de The Machine, Discover 2016 Londres servía de plataforma de anuncio de actualizaciones y novedades en plataformas de hiperconvergencia y cloud, como la extensión de HPE Synergy o la renovación del software de HPE Hyper Converged Operating Environment. El evento también tuvo una jornada dedicada al Internet de las Cosas, en la que se presentaron las últimas soluciones para ayudar a las organizaciones a desplegar dispositivos IoT, como HPE Mobile Virtual Network Enabler o Aruba ClearPass Universal Profiler, y se anunciaron colaboraciones con nuevos socios. 

Discover Madrid 2017

Los eventos Discover se celebran de forma bianual, con una convocatoria a mediados de año en Las Vegas y otra a finales en territorio europeo. Funcionan como lanzadera de los últimos proyectos de HPE y presentación de sus planes de futuro. La próxima edición europea se celebrará en España, en Madrid, del 28 al 30 de noviembre, y se espera que congregue a miles de especialistas en TI de todo el mundo, además de a los máximos responsables de HPE. 

Puede registrarse para el Discover Madrid 2017, aquí.