La eliminación de silos, básica para la gestión de almacenamiento en la empresa moderna

Una nueva solución basada en hiperconvergencia propone un modelo de supresión de silos y aprovechamiento de datos, que mejora la protección del almacenamiento.

servidores

La evolución hacia el horizonte tecnológico y la creciente digitalización de las empresas ha llevado a que hoy en día estas se conviertan en auténticas máquinas de generar datos de forma ilimitada. A la hora de gestionar su TI, las compañías necesitan sistemas de almacenamiento, procesamiento y archivo de datos que permitan distinguir entre distintos propósitos de negocio, atendiendo además a temas como las regulaciones por países o regiones. 

Bien diseñadas, estas infraestructuras tienen implicaciones a distintos niveles, ya que al analizar todo el bagaje de datos recabados se pueden extraer informaciones de utilidad a la hora de establecer tendencias, detectar problemas o mejorar el servicio al cliente. 

Pero a la hora de almacenar estos datos, hay determinados modelos de arquitecturas actuales que pueden llevar a fallos o falta de aprovechamiento al ir fragmentando la información en silos de almacenamiento. Para evitar este problemático sistema se proponen nuevas arquitecturas, en las que se ponen todos los datos que genera la empresa en uso, independientemente de si están en un almacenamiento primario o secundario. 

Para esto, HPE y Cohesity han creado una arquitectura de almacenamiento diseñada con el foco puesto en la desaparición de silos y el uso optimizado de todos los datos de la empresa, enfrentando posibilidades infinitas de escalabilidad y adaptándose así a las empresas de mayor tamaño. Esta plataforma escalable lleva la hiperconvergencia al almacenamiento secundario, evitando la fragmentación de los datos mediante su sistema definido por software.

La solución está basada en los array de almacenamiento all-flash de HPE 3PAR y en la plataforma Hyperconverged Secondary Storage de Cohesity, que se ejecuta en servidores HPE ProLiant 360 Gen9. La herramienta permite que los sistemas de protección de datos pueden extenderse a otros usos secundarios del almacenamiento,  como pruebas y desarrollo, análisis y servicios de archivos, aprovechando toda la información, evitando fragmentaciones innecesarias y eliminando las existentes y promoviendo un nuevo tipo de protección de los datos.