Mitos y verdades de la hiperconvergencia

Las soluciones hiperconvergentes se posicionan como el siguiente gran modelo de gestión TI, pero su carácter novedoso hace que aún haya muchos malentendidos sobre su uso.

startup TI

Es una de las tendencias de moda en gestión TI. La hiperconvergencia aboga por un cambio de modelo respecto a la convergencia. Aquí, una infraestructura definida por software agrupa operaciones de centro de datos como almacenamiento y redes, permitiendo que se ejecuten a través de una única aplicación. Las soluciones hiperconvergentes son relativamente nuevas, y eso hace que todavía haya muchos malentendidos acerca de su uso, su implantación y qué se puede esperar de ella. Desmontamos algunos de los mitos más comunes sobre la hiperconvergencia. 

1. No tiene sentido implantarlo todavía. Mejor esperar un tiempo a ver si aguanta o queda desfasado.
La visión de la hiperconvergencia como una moda pasajera ha quedado rebatida por su evolución; pese a tratarse de una tecnología relativamente reciente, crece a paso firme. Su presencia en el mercado se está ampliando a pasos agigantados. Según la consultora Gartner, los sistemas integrados hiperconvergentes son el segmento del mercado de sistemas integrados que más rápidamente crecerá en el periodo de 2016 a 2019, comiéndose a otros nichos del sector y convirtiéndose en la corriente dominante para 2021.

2. Si implanto una solución hiperconvergente y mi negocio crece, tendré que cambiarlo todo.

La hiperconvergencia facilita la escalabilidad del negocio, accediendo a más escritorios virtuales con menos hardware y simplificando los procesos de máquina virtual. No hace falta renovar todo si hay crecimiento: este tipo de soluciones permite ampliar módulos de forma sencilla. 

3. Eso es para grandes empresas. Las pymes no se lo pueden permitir.

Con este tipo de soluciones, mejora de rendimiento y ahorro de costes van de la mano. Según datos de la firma de análisis especializada en TI Evaluator Group, el ahorro de costes con infraestructuras hiperconvergentes en relación a la nube pasa del 27 al 55%. Sumando el ahorro de costes a la automatización de procesos y la simplificación de su empleo, las soluciones hiperconvergentes se convierten en un interesante aliado para las pymes. 

4. Es complicado trabajar en hiperconvergencia. No me voy a entender con estas innovaciones.

Este punto lo desmiente Alfonso Ramírez, responsable de HPE SimpliVity. “Hasta ahora se necesitaba una infraestructura con muchos elementos”, explica, que requería de una gestión cara y complicada. La hiperconvergencia “simplifica todos estos entornos, hace más fácil correr aplicaciones en infraestructura privada”.

Como en todos los cambios tecnológicos, es posible que en un primer momento cueste familiarizarse con la nueva infraestructura. Pero la hiperconvergencia está diseñada para apostar al máximo por la simplicidad. La base de las soluciones hiperconvergentes no es únicamente integrar computación y almacenamiento, sino que esto se haga a través de una única plataforma software-define, automatizando gran parte de las tareas a las que antes había que destinar tiempo y personal extra. Simplificación y automatización son dos de las características básicas de los sistemas hiperconvergentes.

5. Es complicado poner en marcha en marcha un proyecto de hiperconvergencia.

Estas soluciones proponen no solo un modelo simplificado de gestión, sino también de implantación, a lo que se suma que las grandes compañías están apostando claramente por este nuevo modelo de gestión TI. Empresas como HPE trabajan de la mano de otras como Microsoft para facilitar a sus clientes la transformación de su infraestructura, ofertando una gama amplia de posibilidades con la que ayudar a los negocios a renovar su gestión. El proceso de implementación se optimiza al reunir en una única solución lo que antes se debía realizar mediante distintas aplicaciones.